oracion salve maria 5 oraciones

Oraciones poderosas del Gloria 2019-09-17

Índice de contenidos

oracion salve maria

Hoy os traemos un maravilloso relato de oracion salve maria que espero que os entusiasme.

 

5 Oraciones para aumentar la gloria de Dios en su vida de oración

-#¿Luchas con la oración? Si es así, el puesto de hoy es para usted. Te va a dar las llaves que necesitas para que DIOS convierta tu vida de oración en un flujo de encuentros de poder con Él y Su gloria.

Aquí está la historia de fondo:

Cuando me salvé por primera vez, no podía rezar.

No podía tolerar la oración.

No tenía apetito para ello, ni inspiración para ello, ni flujo sobrenatural en la oración. Incluso el tratar de orar era difícil; se sentía como un trabajo muy duro.

Pero quería conocer mejor a Dios. Tenía tanta hambre de Él, y quería intimar con Él.

Yo quería derramar mi corazón a Él y escucharlo hablar conmigo.
Quería ser su amigo y que me contara sus secretos.
Quería romance e intimidad con el Señor.
Yo quería llevar peso en el Cielo.

Sabía que la oración era una gran clave para ese tipo de relación, pero no podía orar.

Así que en mi desesperación y desde el deseo de mi corazón, clamé al Señor pidiendo ayuda.

Y Él respondió. (¿No es asombroso cómo Dios nos ayuda en nuestra debilidad?) 🙂
Dios escuchó mi grito. Comenzó a enseñarme a rezar. Aparentemente de la nada, empecé a encontrarme con Dios en oración.
Cuando le pedí al Señor que me enseñara a orar, empecé a tener un deseo real de orar. (Sorprendente, lo sé.) 😉

Así que me sentaba con Dios, y de repente salían palabras de mi corazón hacia Él. (Por lo general en silencio, pero Dios escucha una oración silenciosa.) 🙂

Y de repente, las cosas funcionaron. La oración fluyó. Al principio fue por períodos muy cortos, ¡pero aún así empezó a funcionar! Estaba asombrado.

No había una fórmula mágica, pero el solo hecho de verter mi corazón hacia Él me hizo tomar conciencia de Él. Ponía la cabeza en mi mesa y lloraba mientras rezaba. Mis oraciones no duraron mucho al principio, pero Dios me tocó cada vez.

La oración fue de repente un encuentro glorioso, no una tarea dura y seca.

La oración se convirtió repentinamente en esta asombrosa experiencia en la que el Padre me llamó por mi nombre, y yo me volví y levanté mis brazos hacia mi papá para un abrazo,

y Él me barrió en Sus brazos y me abrazó fuertemente…. entonces sólo me acurrucó por un rato.

Fue increíble. Nunca antes me había encontrado con Dios de esa manera.

Pero con cada encuentro, Él me destrozaba (de la mejor manera posible).

Con el tiempo, la oración se convirtió en algo tan agradable (¡los abrazos de papá son tan divertidos!) que se convirtió en mi cosa favorita.

Yo era una persona tan desordenada en mi mente y en mis emociones, pero mis problemas no le molestaban a papá.

Me amaba, y me abrazó de todos modos.

Cada vez que iba a orar, Él hacía llover su gloria y derramaba su corazón sobre mí, aunque mi oración fuera sólo por cinco minutos.
No pude evitar responder a ese tipo de amor.
No puedes evitar ser cambiado por ese tipo de encuentros. Así que me hice adicto.

oracion salve maria

 

Cuando me uní a mi iglesia local,

empecé a asistir a sus reuniones de oración por intercesión.

Aprendí mucho de mi pastor que estaba a cargo de esas reuniones, y me inspiraron los otros intercesores allí.

Quería orar con poder, y quería que Dios me usara en intercesión.

Así que le pedí a Dios que me enseñara.

Le pedí que me hiciera una mujer de oración y de Su Palabra.

Recuerdo que iba y venía de la iglesia y lloraba en mi auto,

rogando a Dios que me convirtiera en un intercesor; rogándole que fluyera a través de mí en oración.

Tenía tanta hambre.

Bueno, de nuevo, con el tiempo, Dios respondió a esas oraciones.

Me ha utilizado en la oración y en la intercesión, y me ha dado el deseo de llamar a otros a orar.

El deseo de mi corazón ahora mismo es llamar a mi nación a ponerse de rodillas, donde regresaremos a Dios a través de la oración.

Pero, ¿cómo empiezas a orar si no sabes cómo, o no sientes ninguna inspiración divina cuando oras?
Es muy fácil.

Tú sólo derramas tu corazón ante Dios, y le pides que te ayude.

Dios puede convertirte en un poderoso hombre o mujer de oración si lo pides, y hay cinco oraciones específicas abajo que te ayudarán a pedirlo. Orar estas oraciones le dará permiso a Dios para fluir a través de usted en oración.

oracion salve maria

 

Pero antes que nada, quiero que sepas que la oración es una simple conversación con Dios.

Es disfrutar del placer de su compañía.
“La oración es el derramamiento de tu corazón hacia tu Padre que te ama, y el escuchar de Él acerca de ello. Te conoce íntimamente. A él le importan los detalles de tu vida, y quiere oírlo todo. Y cuando usted hable con Él, Él le contestará. Cada vez que

Pero está bien poner la carga pesada sobre Dios.

Sí, usted tiene que decidir salir con Él y hablar con Él, tal como lo haría con cualquier otra persona con la que quiera pasar tiempo.

Pero no tienes que invocar una especie de vida de oración de mucho peso. No, sólo pídele a Dios que te edifique a ti y a tu vida de oración. Deje que Él lo haga. Y como usted pregunta, Él responderá. Él te construirá una vida de oración llena de poder y gloria.

Así que sin más preámbulos…

Aquí hay 5 oraciones que usted puede orar para aumentar la gloria de Dios en su vida de oración.

Todo sobre oracion salve maria

1. Señor, enséñame a rezar.

Jesús es un hombre asombroso de oración.

Durante su ministerio en la tierra, pasaba noches enteras en oración (ver Lucas 6:12 para un ejemplo).

Él oraba todo el tiempo, y Sus oraciones eran una conversación de dos vías con Dios, en la cual Dios realmente le respondía.

(Una vez más, así es como toda oración debe ser: una simple comunión con nuestro papá que nos ama y que habla TODO. THE. TIEMPO. Es disfrutar del placer de su compañía.) 🙂

Bueno, los discípulos vieron a Jesús orando.

Decidieron que querían ser como Él. (No los culpo, ¿y tú?)

Así que le pidieron a Jesús que les enseñara a orar:

-#Y aconteció que mientras oraba en cierto lugar, cuando cesó, uno de sus discípulos le dijo:

“Señor, enséñanos a orar, como Juan también enseñó a sus discípulos”.

Lea mas de oracion salve maria

Y les dijo: “Cuando oréis, decid:

Padre nuestro que estás en los cielos,
Santificado sea tu nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad
Así en la tierra como en el cielo.
El pan nuestro de cada día, dánoslo día a día.
Y perdona nuestros pecados,
Porque también nosotros perdonamos a todos los que están en deuda con nosotros.
Y no nos dejes caer en la tentación,

Mas líbranos del maligno” (Lucas 11, 1-4).

Ahora, mi punto no es que siempre debemos repetir estas palabras exactas, aunque ciertamente debemos rezar mucho esta oración; ¡es una oración asombrosa!

Pero mi propósito aquí es mostrar que Jesús respondió inmediatamente a la petición de los discípulos.

Les enseñó a orar cuando se lo pedían.

De la misma manera, si Jesús enseñó a los discípulos a orar cuando ellos lo piden,

¡Él definitivamente nos enseñará a ti y a mí a orar cuando nosotros lo pidamos!

Entonces, ¿por qué no pedirle a Dios ahora mismo que le enseñe a orar?

Aquí está el cómo:
Padre Celestial, vengo ante Ti en el nombre de Jesús.

Gracias, Padre, por Tu palabra. Gracias por darme el ejemplo de los discípulos.

Gracias por mostrarme que está bien pedirte ayuda, incluso en esta área básica de saber cómo orar.

Ver oracion salve maria

Padre, siento que no sé cómo rezar.

Y no puedo orar sin Tu ayuda, porque Tu Palabra dice que sin Ti no puedo hacer nada (Juan 15:5).

Así que, Padre, por favor, enséñame a rezar.

Llámame a la oración y ayúdame a responder.

Hazme una persona de oración como Jesús, que vive para interceder por mí.

Gracias, Padre, por escuchar y responder a mi oración.

En el nombre de Jesús, amén.
A medida que el Señor te enseña a orar, comenzarás a sentir que Él te atrae a la oración. Cada vez que respondas a Su llamado, notarás que Él te ayuda a orar, y notarás que entraste más profundamente en contacto con Él de lo que podías hacerlo antes. Eso es lo que Dios mismo te está enseñando.

Aprenda mas sobre oracion salve maria

Así que asegúrate de responder cuando te llame… ¡no querrás perderte lo que Él tiene para ti cada vez!

2. Señor, ora a través de mí e intercede por mí.
Dios es tan bueno. Literalmente no podemos orar sin Su ayuda, e incluso si lo intentamos, no sabemos qué decir o pedir.

Pero, ¿sabía usted que Dios mismo ha prometido orar a través de nosotros e interceder por nosotros?

Romanos 8 nos dice:
-#De la misma manera, el Espíritu también nos ayuda en nuestras debilidades.

Porque no sabemos por qué debemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden ser pronunciados.

Ahora bien, el que escudriña los corazones sabe lo que es la mente del Espíritu, porque intercede por los santos según la voluntad de Dios” (Romanos 8:26-27).

El Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad.

He descubierto que cuando se lo pido, Él literalmente orará a través de mí.

Es como si Él me diera las palabras, la pasión y la unción para orar, y simplemente fluyen de mi espíritu hacia Él.

Cuando el Espíritu Santo te ayuda a orar así, te das cuenta.

Sabes que no fuiste tú quien rezó esas oraciones.

Notarás que hay un poder y una gloria en tus oraciones que antes no existían. Usted también sabe que el Espíritu Santo está traduciendo cualquier cosa que usted pueda orar imperfectamente en oraciones perfectas en los oídos de Dios. Sólo ha prometido hacer eso.

Este pasaje en Romanos 8 también habla acerca del gran misterio de la oración de aflicción por medio del Espíritu Santo

.
Hay realmente un tipo de oración que sale como gemidos y gemidos reales. Comúnmente se le conoce como el trabajo de parto o la oración de trabajo.

Este tipo de oración no es algo que se pueda invocar sólo porque se quiera. (Y no deberías empezar a gemir y gemir al azar; esto es verdaderamente una obra del Espíritu Santo).

Ver sobre oracion salve maria

La oración de aflicción es algo que el Espíritu Santo escoge divinamente para usarte en ciertos momentos. Cuando Él decida usarte de esta manera, entrarás tan profundamente en la oración que la agonía de tu espíritu -la agonía del anhelo por Él o la agonía del amor y la carga por alguien más- sólo puede ser expresada sin palabras.

Esto me ha ocurrido varias veces, y desearía que ocurriera más. (Necesito orar para que Dios me use en esta área. Hablando de gloria! Es intenso.) Pero de todos modos, la oración de parto se siente como si estuvieras dando a luz en el reino de los espíritus. Y cada vez que sucede, obtiene resultados increíbles.

Entonces, ¿estás listo para pedirle a Dios que el Espíritu Santo ore a través de ti y por ti? He aquí un ejemplo de oración:

“Padre Celestial, en el nombre de Jesús, te agradezco por tu promesa de ayudarme a orar. Padre, pido en el nombre de Jesús que el Espíritu Santo me ayude a orar. Le pido que ore a través de mí y por mí, y que me des Tus oraciones para que pueda hacerse Tu perfecta voluntad.

Y Padre, te pido en el nombre de Jesús que me uses en la oración del parto. Pido que el Espíritu Santo ore a través de mí con gemidos y gemidos que no se pueden pronunciar. Y yo sé que Tú que escudriñas los corazones sabrás lo que es la mente del Espíritu, pues Él intercede por los santos de acuerdo a la perfecta voluntad de Dios.

mas a fondo de oracion salve maria

Gracias, Padre. Gracias por escuchar y responder mi oración. Gracias por orar a través de mí y por mí. En el nombre de Jesús, amén”.
Le pido a Dios que el Espíritu Santo ore a través de mí y por mí cada vez que vaya a orar. Si no lo hago, mi tiempo de oración puede ser seco y poco profundo. Pero en el instante en que le pido al Espíritu Santo que ore a través de mí e interceda por mí, ¡guau!

dijo Nuff. ¿Listo para la Oración #3?

3. Señor, aumenta mi capacidad de oración y de Tu Palabra.
¿Cuántos de ustedes saben que los niños pequeños no pueden comer tanto como los adultos?

No nacemos con la capacidad de comer mucho. Se necesita tiempo y crecimiento para poder manejar muchos alimentos.

Bueno, crecer en oración funciona de la misma manera. No empezamos con una gran capacidad de oración o de estudio de la Biblia. Si eres como yo, empiezas casi sin capacidad.

En serio. No estoy bromeando. Después de ser salvo por primera vez, leía dos versículos de la Biblia cada mañana, y eso era todo lo que podía manejar. Yo oraba sobre esos dos versículos y le pedía a Dios que me ayudara a hacer lo que sea que se hablara de esos versículos. Pero esa era toda la capacidad que tenía.

Pero mi falta de capacidad para la oración y la Palabra me molestaba. Mucho.

Estaba tan hambriento de más. Yo quería a Dios, mi Padre mismo. Estaba desesperado por Él.

Así que empecé a pedirle a Dios que aumentara mi capacidad de oración y de la Palabra. Y sabes que? Él contestó.

Poco a poco, empecé a leer y a absorber más Escritura. Poco a poco, mi tiempo de oración aumentó de dos minutos a cinco minutos. Recuerdo claramente el día en que me fijé la meta de orar (¡mirando mi reloj!) durante diez minutos enteros. Y no fue fácil! Pero Dios me ayudó a orar por esos diez minutos, y siguió ayudándome día tras día tras día.

Avanzar rápidamente catorce años.

Todavía le pido a Dios que aumente mi capacidad de oración y de la Palabra, pero Él ya ha hecho una obra maravillosa.

No hay nada que me guste más que estar a solas con Dios en oración y en la Palabra, y paso tanto tiempo con Él como puedo, todos los días.

Eso, amigo mío, es un testimonio de la gracia de Dios y una oración contestada.

Nunca podría haberme forzado a disfrutar de la oración. No podría haberme hecho amar o absorber la Palabra de Dios.

La Biblia nos dice que el hombre natural no puede recibir cosas espirituales; ¡necesitamos la ayuda de Dios para comer de su mesa!

-#Pero el hombre natural no recibe las cosas del Espíritu de Dios, porque son locura para él; ni puede conocerlas, porque se disciernen espiritualmente” (1 Corintios 2:14).

Las cosas de Dios son discernidas espiritualmente, y sólo Dios puede ayudarnos a aprenderlas, digerirlas y absorberlas.

Pero si se lo pedimos, nos dará su poder divino para buscarlo en la oración. Él nos dará el deseo, el hambre, la inspiración y la motivación que necesitamos.

Y si tenemos hambre de Dios, Jesús prometió que estaríamos llenos:


ienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5:6).

Entonces, ¿estás listo para rezar? Reza esto conmigo:

“Padre Celestial, me presento ante ti en el nombre de Jesús.

Padre, te agradezco que me hayas prometido ayudarme con todo lo que necesito.

Señor, te confieso que sin Ti no puedo hacer nada. Sin embargo, Tú has prometido que yo puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo Quien me fortalece (Filipenses 4:13), y que Tu fuerza se perfecciona en mi debilidad (2 Corintios 12:9).

Gracias, Padre, porque tu fuerza y tu poder están obrando en mí en este momento.

Padre, deseo más de ti. Anhelo conocerte mejor. Quiero estar tan, tan, tan, tan cerca de Ti; más cerca de lo que nunca he estado antes.

Y Padre, sé que para crecer más cerca de Ti, necesito pasar más tiempo Contigo. Quiero buscarte, Señor, y para eso necesito más hambre. Así que, por favor, ayúdame. Ayúdame a tener hambre y sed de Ti y de Tu justicia.

Ayúdame a estar tan motivado para buscarte, y tan inspirado para estar a solas contigo, que corro hacia ti y hacia tu compañía todo el tiempo.

Padre, en el nombre de Jesús, por favor aumenta mi capacidad de buscarte.

Aumentar mi capacidad de conocerte.

Aumenta mi capacidad de oración y de estudio de tu Palabra.

Ayúdame a recibir Tu amor, y a amarte a Ti; dame un corazón para la intimidad contigo como Jesús lo ha hecho.

Padre, te pido en el nombre de Jesús que me ayudes a buscarte a propósito.

Por favor, ayúdame a estar a solas contigo todos los días, y te pido que me ayudes a disfrutar de nuestro tiempo juntos más que de cualquier otra cosa.

Ayúdame a entrar profundamente en la conciencia de Tu presencia en cada momento de cada día.

No hay nada más agradable que el placer de Tu compañía, y Te agradezco por estar siempre conmigo.

Gracias, Padre. Te amo. Gracias por escuchar y responder mi oración.

En el nombre de Jesús, amén”.
Dios contestará esa oración y hará una obra maravillosa en tu vida, cada vez.

Su corazón anhela intimidad contigo, así como el tuyo anhela a Él.

Así que prepárate para que tu capacidad para Él aumente, amigo mío. El Espíritu Santo -el Cazador del Cielo- está viniendo a su rescate ahora mismo.

4. Señor, ayúdame a recordar y orar Tu Palabra.
Como discutí aquí en Cómo Obtener Respuestas a tus Oraciones el 100% del tiempo, la Palabra de Dios es nuestro mejor vocabulario para la oración más efectiva.

Esto significa que la Palabra de Dios contiene Su más alta y mejor voluntad para nuestras vidas. Así que si leemos la Palabra de Dios, nunca tendremos que preguntarnos por qué orar. Lo que Dios quiere para nosotros está perfectamente explicado en las páginas de Su Palabra.

Entonces, ¿quieres llenar tu vida de oración Y tu vida diaria con la gloria de Dios? Ore la Palabra de Dios a Él. He aquí cómo:

Escoja cualquier pasaje de las Escrituras al cual el Señor lo guíe.

Como ejemplo, voy a usar Efesios 1:17-20, que dice:

-#…para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, te dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él, iluminando los ojos de tu entendimiento;

para que sepáis cuál es la esperanza de su vocación, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál es la grandeza de su poder para con nosotros los creyentes, conforme a la acción de su poderío,

el cual ejerció en Cristo cuando le levantó de los muertos y le puso a su diestra en los lugares celestiales” (Efesios 1:17-20).

Wow! Ese es un pasaje lleno de energía, seguro.

Si estuvieras orando a través de este pasaje, simplemente le pedirías a Dios que haga realidad cada uno de estos puntos en tu vida. Le preguntarías a Él:

que Él te llenaría de Su gloria, ya que Él es el Padre de la gloria y Su Espíritu Santo mora en ti;
que Él os daría el espíritu de sabiduría y revelación en el conocimiento de Él;

que los ojos de su entendimiento sean iluminados;

que Él te llenaría de Su esperanza;

que conozcas la ESPERANZA de Su llamado profunda e íntimamente en tu corazón y espíritu;
para que conocieras las riquezas de su gloria en todo el pueblo de Dios;

para que usted conozca, se familiarice con, y experimente la grandeza de Su poder trabajando en usted, ya que usted cree en Él;

y entonces le agradecerías por Jesús, y te detendrías y adorarías a Jesús por un tiempo (Quien está sentado a la diestra de Dios en lugares celestiales).

¿Tiene sentido? Si oras a través del pasaje de las Escrituras de arriba y lo dices en serio, te garantizo que Dios te tocará. Este es, después de todo, Su mejor plan para tu vida: que seas uno con Él por medio de Cristo y lleno de Su Espíritu, poder y gloria.

Cuando rezo la Palabra de Dios de vuelta a Él, siento que soy transportado a otra dimensión en la oración. Literalmente.

A menudo, cuando oro Su Palabra, a veces me siento físicamente en mi cuerpo como si estuviera elevado de la tierra a otra dimensión más elevada con Él. Es impresionante. Si aprendes a orar también la Palabra de Dios, Él te mostrará lo que quiero decir. 🙂

La Palabra de Dios trasciende el tiempo y el espacio, y usar las palabras de Dios como su vocabulario para la oración lo transportará a encuentros más nuevos, más profundos y más poderosos con Él cada vez.

¿Estás listo para pedirle a Dios que construya tu vida de oración en esta área? Aquí vamos:

Padre Celestial, vengo ante Ti en el nombre de Jesús.

Padre, te doy gracias porque Jesús es tu Palabra hecha carne (Juan 1:14). Tú amas tanto Tu Palabra que lo enviaste a morir por mí. De alguna manera Jesús y Tu Palabra, la Biblia, son la misma cosa; y Tú has magnificado Tu Palabra aún más que Tu nombre (Salmo 138:2).

Padre, confieso que Tu Palabra es perfecta. Tus palabras cambian y convierten mi alma, conformándome a Ti.

Tus testimonios son seguros, y Tú usas Tu Palabra para hacerme sabio. Sus principios son 100% correctos en cada área, y hacen que mi corazón se regocije.

Tus mandamientos son puros, iluminando mis ojos. Sus juicios son siempre verdaderos y justos en conjunto.

Padre Dios, confieso que Tu Palabra es más deseable que el oro o cualquier otra cosa fina.

Tu Palabra es más dulce que la miel y el panal.

Es mi comida y mi bebida.

Tu Palabra me enseña y me instruye acerca de todas las cosas, y es verdadera, y no es una mentira. Y Tu Palabra lleva consigo una gran recompensa (Salmo 19:7-11). Gracias, Padre.

Así que, Padre, porque deseo lo más alto y lo mejor para mi vida, y porque deseo crecer lo más cerca de Ti que pueda estar, te pido ahora mismo en el nombre de Jesús que me ayudes a abrazar Tu Palabra en mi vida de oración.

Señor, ayúdame a estudiar y obedecer Tu Palabra. Ayúdame a recordarlo, y enséñame a rezarte a Ti.

Rezo para que cada vez que vaya a leer mi Biblia, derrames sobre mí tu espíritu de gracia y de súplica. Inspírame a orar Tus palabras a Ti mientras leo. Agarra mi corazón con Tu Palabra, y escudriñalo en mi corazón como una marca.

Te ruego que cambies para siempre la fibra de mi ser para que esté a la altura de Tu Palabra. Palabra de Dios adentro, Palabra de Dios afuera; así que ayúdame a absorber Tu Palabra y a orar por ti en cada área.

Y Padre, al guiarme y ayudarme, te pido que me hagas un hacedor de Tu Palabra, y no sólo un oyente.

 

Hazme como Tú, y conformándome a la imagen de Cristo mientras te busco y honro Tu Palabra en todas las cosas.

Gracias, Padre, por escuchar y responder a mi oración. En el nombre de Jesús, amén.

5. Señor, hazme un intercesor. Utilízame para interceder por los demás.

Nunca serás más parecido a Jesús que cuando intercedes por alguien más. Jesucristo vino a la tierra, vivió, murió y resucitó como el Gran Intercesor de la humanidad. Él dio su vida como rescate por muchos. Y porque todos somos llamados a ser como Jesús, TODOS somos llamados a ser intercesores.

Recientemente di un seminario al equipo profético de mi iglesia sobre el ministerio de intercesión. El seminario contenía tres mensajes:

La Llamada de Intercesión:

Cómo responder al llamado, interceder con poder, y llegar a ser más como Jesús (el Último Intercesor);

El Desafío de la Intercesión:

Lo que usted puede ganar a través de la intercesión, y 7 maneras de ganarlo con resultados dramáticos; y
El Costo y la Corona de Intercesión: Acerca de la recompensa que Dios te dará por las semillas que siembres en intercesión. Este mensaje contiene historias de avivamientos pasados, presentes y futuros, y cómo Dios usó y usará la oración para liberar Su Reino en la tierra.

Si aún no has escuchado estos tres mensajes, te recomiendo encarecidamente que descargues los MP3 HOY.

Son colectivamente LOS sermones más poderosos que he predicado,

y Dios realmente se sentó sobre ellos. Los MP3s cuestan sólo $4 cada uno (y valen mucho más que eso en cuanto a unción e inspiración), y puedes descargarlos instantáneamente aquí en mi tienda Gumroad.

¿Estás listo para pedirle a Dios que te haga intercesor? Reza por esto:
Padre Celestial, vengo ante Ti en el nombre de Jesús. Te amo, papá Dios. Gracias por amarme y salvarme.

Padre, sé que enviaste a Jesús a la tierra para ser un intercesor por mí. Y Tu Palabra dice que Jesús vive siempre para interceder por nosotros (Hebreos 7:25).

Padre, deseo llegar a ser como Jesús en todos los sentidos. Quiero conformarme a la imagen de Cristo. Quiero parecerme a Jesús, oler a Jesús, hablar como Jesús, actuar como Jesús y vivir como Jesús. Deseo sinceramente que Cristo sea formado en mí.

Abba Padre, quiero que Jesús tenga Su herencia (Isaías 53:11-12). Jesús sufrió tanto, Señor, y nunca pude agradecerle lo suficiente. Pero sí quiero trabajar en tu campo de cosecha. Quiero ayudar a traer a Jesús todo lo que Él compró y pagó con Su sangre.

Así que, Padre, en el nombre de Jesús, por favor, échame como obrero a tus campos de intercesión. Enséñame a interceder. Hazme un intercesor como Tú deseas que sea. Muéstrame cómo rezar. Enséñame a ver a las personas como Tú las ves. Dame Tus ojos y Tu corazón en cada situación. Enséñame cómo amar a las personas como Tú las amas, y úsame para interceder y traerle a Jesús más de Su herencia.

Gracias, Padre, por escuchar y responder a mi oración. Te doy toda la alabanza y toda la gloria. En el nombre de Jesús, amén.
La única cosa por la que sabemos que el Padre ordenó a Jesús que orara era que las naciones fueran entregadas en Sus manos (Salmo 2:8). De la misma manera, la gran petición de oración de Jesús era que oráramos al Señor de la mies para que arrojara obreros a su mies (Mateo 9:38).

Como intercesor, usted es un trabajador en la cosecha de Dios. Y por esa razón, Dios nunca dirá que no si le pides que te use en intercesión. La intercesión es su voluntad para cada hombre, mujer y niño.

Esas son las cinco oraciones que recé, pidiéndole a Dios que construya mi vida de oración. Son las cinco oraciones que Dios ha usado para transformarme a mí y a mi vida de oración.
Y son cinco oraciones que Dios responderá para construir su vida de oración también. Si usted ora y pide la ayuda del Padre, Él llenará su vida Y sus oraciones con Su gloria.

Terminaré con esta Escritura de despedida:
-#Del incremento de Su gobierno y paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre Su reino, para ordenarlo y establecerlo con juicio y justicia.
Desde ese momento en adelante, incluso para siempre.

El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:7, énfasis mío).
Pídele ayuda a Dios, y Él te responderá. Él aumentará Su Reino y gloria en tu vida debido a Su propio amor por Jesús y Su propio celo por Su gloria. Que lo busques y te llenes de Su gloria en tu vida en cada área a través de la oración!

¿Te habla este mensaje y anima tu corazón? ¿Resuenan en ti estas oraciones? Si es así, por favor deje un comentario abajo y hágamelo saber. Escuchar de ti me alegra el día!

 

Realiza un comentario